viernes, 15 de mayo de 2015

B.B.King

Muere a los 89 años El Rey del Blues.

Fallece la gran leyenda del ‘blues’. Musicalmente hablando, es como si al mundo le quitaran, casi definitivamente, una parte de su memoria. Se va uno de los últimos grandes padres fundadores del blues, un hombre que creó un nuevo lenguaje con la guitarra eléctrica, pieza esencial en la arquitectura de la música popular del siglo XX. B.B. King, que inmortalizara el clásico "The Thrill Is Gone" es algo más que un simple músico. A los 89 años, representaba un modo de vida y de creación musical en Estados Unidos. El músico desfalleció el pasado octubre durante un concierto y tuvo que cancelar el resto de la gira también por deshidratación y agotamiento provocados por la diabetes que le fue diagnosticada hace más de dos décadas. Desde entonces, su estado de salud empeoró considerablemente.

  B.B.King (+)

La emotiva despedida de Eric Clapton a B.B.King
Las manifestaciones de pesar en el mundo de la música no se hicieron esperar. La muerte del maestro del blues, B.B.King, trajo numerosas condolencias. Entre ellas, destaca la de su gran amigo, el británico Eric Clapton, con quien compartió escenario más de una vez, grandes momentos que permitieron disfrutar del inconmesurable talento de un verdadero prócer de la música populaWhile my guitar gently weeps (Mientras mi guitarra se pone a llorar). 
r norteamericana. A los 89 años parte  B.B.King, el prócer del blues, que se vistió de recuerdo para siempre. Imposible no evocar el tema de George Harrison,

Y entre los tantos homenajes y menciones que ha recibido, uno de los primeros y más significativos, es el de su entrañable amigo y colega, Eric Clapton. "Sólo quiero expresar mi tristeza y dar las gracias a mi querido amigo BB King", dijo el violero británico a través de un video colgado en su página de Facebook. "Quiero darle las gracias por toda la inspiración y el aliento que me dio como intérprete a lo largo de los años", destacó en su mensaje, que en minutos pasó a tener millones de seguidores. Teniendo en cuenta la profunda amistad y las muchas veces que King y Clapton compartieron escenarios juntos. En esas ocasiones, uno de los temas que más tocaban era "The Thrill Is Gone", un clásico del repertorio de B.B., aunque en base a una melodía Roy Hawkins. 

En 2013 la revista Rolling Stone decidió elaborar un ranking con los "100 mejorers guitarristas de la historia del rock", y Mr. King figuró de tercero, detrás de Jimi Hendrix y Duane Allman. Siempre aferrado a su eterna Lucille (como bautizó a su guitarra Gibson ES-335), su arte también queda patente en su versión de "Blues Boys Tune".

 Acerca de B.B. King
Nacido en el seno de una familia pobre, en una diminuta cabaña de un pueblo de Mississippi, su primera experiencia musical llegó a los 12 años cuando formó parte de un grupo vocal de gospel y el predicador le enseñó sus primeros acordes con una guitarra. Entonces, recogía algodón en una granja de la ciudad de Lexington. Luego, lo hizo en Indianola durante los primeros años cuarenta. Con su famosa Lucille —nombre que dio a su inseperable guitarra Gibson— y un puñado de dólares en el bolsillo, se mudó en 1946 a Memphis, la ciudad que poco después alumbraría a Elvis Presley, donde a finales de los cuarenta y principios de los cincuenta desarrolló un estilo único: mezclaba el sonido rural del campo con la vitalidad eléctrica de la ciudad. Allí se convirtió en el rey de la calle Beale e hizo avanzar el blues. Le otorgó en esos primeros años un carácter particular y asombroso. 

Canciones como I’ve Got a Right To Love My Baby, Please Love Me, Three O’Clock Blues, Sugar Mama o Gotta Find My Baby, eran composiciones que muestran un blues nada convencional, donde había orquesta de metales que le alejaban del prototipo del músico primitivo del Mississippi pero sin perder las raíces de su tierra. Con su voz aguda y el poder de su guitarra, era el medio camino perfecto entre Mississippi y Chicago, entre lo rural y lo urbano, entre el Génesis y el Nuevo Testamento del blues. Fue el sonido del blues moderno, que más tarde explotó en Chicago y marcó a toda la generación el rock'n'roll de los sesenta. Tuvo grandes discípulos blancos como Eric Clapton o Mike Bloomfield. Los Rolling Stones, fascinandos por el cancionero de los primeros bluesmen originales, se lo llevaron de gira. De telonero, con ellos dio alguno de los miles de conciertos que tenía en su hoja de ruta. 

En las últimas dos décadas quedó etiquetado como el gran embajador del blues clásico, de ese sonido primigenio que sonaba más real y absorbente que en ningún otro lado en aquellos hombres y mujeres que vivieron una época determinada. Muchos fueron cayendo mientras él seguía tan incombustible como en sus años más jóvenes, aunque con los achaques de la edad: tenía problemas de vista y tenía que tocar sentado durante toda la actuación. Pero ahí estaba B. B. King, llamado por muchos Rey del blues y con el que todas las figuras musicales querían compartir escenario, bien fuera sus discípulos hasta Luciano Pavarotti. Un artista esencial para comprender el desarrollo de la música popular del siglo XX, el fascinante universo del blues original, nacido del mundo rural y electrificado a través de su Gibson hasta moldear un lenguaje impactante. En definitiva, B. B. King es memoria de un tiempo irrepetible, tal vez el último guitarrista capaz de hacerle recordar a todos cómo empezó todo cuando queríamos hablar de blues.

Paz a su alma...

 
B.B.King
1926-2015



Fuentes: ElClarìn.com / ElPaís.com // Adiciones: @carlosmedina1
Fotos: 1MS.net (Cortesía).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Revistas Digitales

Los 5 Más Diversos

Mi Ping en TotalPing.com  Personal   directorio de weblogs. bitadir  

Directorio de Paginas Web